Opciones de medicamentos para tratar COVID-19 - Minnesota Dept. of Health

Opciones de medicamentos para tratar COVID-19

13/10/2021

Anticuerpos monoclonales

El tratamiento con anticuerpos monoclonales puede usarse en personas de 12 años o más que pesen al menos 88 libras (40 kg) que tengan un riesgo alto de tener síntomas graves de COVID-19, incluida la hospitalización o la muerte, para:

  • Prevenir COVID-19 en personas que han tenido un contacto cercano, o tienen un riesgo alto de estar en contacto cercano con una persona que tenga COVID-19, como las personas que se encuentran en el mismo entorno institucional (por ejemplo, residencias de ancianos o prisiones) donde COVID-19 se encuentra circulando.
    Para ser elegible, las personas:
    • No deben estar completamente vacunadas contra COVID-19
    • No se espera que desarrollen una respuesta inmunitaria suficiente a la vacunación completa contra COVID-19 (por ejemplo, personas con enfermedades inmunosupresoras, lo que incluye a las personas que están tomando medicamentos inmunosupresores).

  • Tratar síntomas leves a moderados de COVID-19. Para ser elegibles, los pacientes:
    • Deben tener un resultado positivo en la prueba para detectar el SARS-CoV-2.
    • Estar dentro de los 10 días del inicio de sus síntomas.
    • No estar hospitalizados.

A continuación, se presenta una lista de afecciones de alto riesgo creada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el tratamiento con anticuerpos monoclonales y la lista de afecciones de alto riesgo creada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Esta lista no incluye todas las afecciones médicas ni los factores que pueden hacer que una persona corra un riesgo alto:

  • Cáncer
  • Enfermedad renal crónica (por ejemplo, estar en diálisis, enfermedad renal poliquística)
  • Enfermedad pulmonar crónica (por ejemplo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, fibrosis quística)
  • Anomalías congénitas
  • Demencia (por ejemplo, enfermedad de Alzheimer) u otras afecciones neurológicas
  • Diabetes
  • Discapacidad
  • Síndrome de Down
  • Afecciones genéticas o metabólicas (por ejemplo, anomalías cromosómicas, enfermedades mitocondriales)
  • Tener una dependencia tecnológica por razones médicas (por ejemplo, traqueotomía, gastrostomía o ventilación con presión positiva [no relacionada con COVID-19])
  • Afecciones cardíacas (por ejemplo, enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión)
  • Estado inmunocomprometido (por ejemplo, VIH/SIDA, leucemia, trasplante de órganos sólidos o de células madre sanguíneas, tratamiento con esteroides u otros tratamientos que debiliten el sistema inmunitario)
  • Enfermedad hepática (por ejemplo, hígado graso, cirrosis)
  • Afecciones del neurodesarrollo (por ejemplo, parálisis cerebral)
  • Edad avanzada (por ejemplo, 65 años o más)
  • Obesidad o sobrepeso (por ejemplo, adultos con un índice de masa corporal superior a 25 kg/m2)
  • El paciente se identifica como negro/afroamericano; hispano/latino; asiático; nativo de Hawái o de las islas del Pacífico; o indio americano o nativo de Alaska
  • Embarazo
  • Anemia de células falciformes o talasemia
  • Fumador, actual o anterior
  • Derrame cerebral
  • Trastornos relacionados con el uso de sustancias

Hable con su médico u otro profesional de la salud sobre los tratamientos adecuados para usted, incluso si tiene otras afecciones médicas que no se mencionan arriba.

Medicamento Contra COVID-19 (PDF)
Resumen de hoja informativa sobre cuándo se usan los anticuerpos monoclonales para prevenir y tratar COVID-19.

Los anticuerpos son proteínas que el cuerpo de las personas crea para luchar contra los virus, como el que causa COVID-19. Los anticuerpos creados en un laboratorio actúan de forma muy parecida a los anticuerpos naturales para limitar la cantidad de virus en el cuerpo. Se denominan anticuerpos monoclonales.

Los anticuerpos pueden administrarse en una vena mediante una infusión intravenosa (IV) o en la piel mediante una inyección subcutánea (SQ). Los anticuerpos pueden administrarse solo en lugares en los que los médicos tengan acceso inmediato a medicamentos para tratar cualquier reacción y en los que haya sistemas médicos de emergencia, si es necesario.

El tratamiento con anticuerpos monoclonales con bamlanivimab y etesevimab, REGEN-COV (casirivimab e imdevimab) o sotrovimab es para las personas que han dado positivo en la prueba de COVID-19 y tienen síntomas leves o moderados. Además, el tratamiento con anticuerpos monoclonales con bamlanivimab y etesevimab o REGEN-COV (casirivimab e imdevimab) puede administrarse a las personas que hayan estado en contacto cercano o tengan un alto riesgo de estarlo con alguien con COVID-19. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) permite estos tratamientos en virtud de una Autorización de uso de emergencia (EUA) mientras en los ensayos clínicos se sigue estudiando su utilidad y seguridad.

Hojas informativas para pacientes, padres, y cuidadores

Bamlanivimab y etesevimab

REGEN-COV™ (casirivimab e imdevimab)

Sotrovimab

Los ensayos clínicos de los tres anticuerpos monoclonales han demostrado una disminución de las hospitalizaciones y las visitas a la sala de emergencia, así como de la cantidad de virus en la sangre de una persona infectada. Los estudios todavía continúan.

El tratamiento con anticuerpos monoclonales puede tener efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes que se han informado son los siguientes:

  • Para bamlanivimab/etesevimab: náuseas, mareos, picazón y sarpullido.
  • Para casirivimab/imdevimab: náuseas, vómitos, hiperglucemia y neumonía.
  • Para sotrovimab: picazón, fiebre, sarpullido y diarrea.

Los efectos secundarios de cualquier medicamento recibido por vía intravenosa pueden incluir dolor breve, sangrado, moretones en la piel, dolor, hinchazón y posible infección en el sitio de la infusión. Además, dado que el bamlanivimab/etesevimab, el casirivimab/imdevimab y el sotrovimab son tratamientos con anticuerpos, podrían afectar la propia respuesta inmunitaria del cuerpo si hay futuras infecciones con el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, o podrían afectar su respuesta inmunitaria a una vacuna contra COVID-19.

Los efectos secundarios de cualquier medicamento recibido por vía intravenosa pueden incluir dolor breve, sangrado, moretones en la piel, dolor, hinchazón y posible infección en el sitio de la infusión. Además, dado que el bamlanivimab/etesevimab, el casirivimab/imdevimab y el sotrovimab son tratamientos con anticuerpos, podrían afectar la propia respuesta inmunitaria del cuerpo si hay futuras infecciones con el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, o podrían afectar su respuesta inmunitaria a una vacuna contra COVID-19.

Todavía no sabemos si es seguro usar el tratamiento con anticuerpos durante el embarazo. Las mujeres embarazadas o que estén lactando deben hablar con su médico u otro profesional de la salud. No hay datos disponibles sobre la presencia de anticuerpos fabricados en laboratorio en la leche humana o animal, los efectos en los bebés amamantados o los efectos en la producción de leche.

CDC: Consideraciones para los recién nacidos y la lactancia

Todavía no sabemos la eficacia de las vacunas en las personas que hayan recibido anteriormente un tratamiento con anticuerpos para una infección por COVID-19, o si el tratamiento con anticuerpos podría interferir con la respuesta inmunitaria de su propio cuerpo a una vacuna. Una vez que haya tenido COVID-19, es muy poco probable que se vuelva a infectar durante los tres meses siguientes. Por lo tanto, si recibe un tratamiento de anticuerpos, no debe ponerse una vacuna durante tres meses como medida de precaución.

Es importante que sepa que si ya ha recibido una vacuna contra COVID-19, todavía es elegible para el tratamiento con anticuerpos. Puede ser tratado con anticuerpos monoclonales tanto si ha recibido una o dos dosis de la vacuna. Si solo ha recibido una dosis de la vacuna, no debe ponerse la segunda dosis hasta tres meses después del tratamiento, pero no tiene que volver a empezar la serie de vacunas.

CDC: Consideraciones clínicas provisionales para el uso de las vacunas ARNm contra COVID-19 actualmente autorizadas en Estados Unidos

El gobierno federal distribuyó los suministros de anticuerpos sin costo alguno para los pacientes. Sin embargo, algunos hospitales pueden haber facturado a las compañías de seguros por administrar el medicamento. El estado de Minnesota está trabajando para asegurar que cualquier lugar que ofrezca tratamientos con anticuerpos se considere dentro de la red y esté cubierto por el seguro. Sin embargo, es posible que si lo atienden en un centro de atención médica fuera de su red habitual, tenga que pagar gastos adicionales de su bolsillo (por ejemplo, si es necesaria una visita virtual para confirmar que cumple los requisitos). Puede encontrar más información sobre cobertura de seguro para los tratamientos con anticuerpos en CMS: Cobertura de productos de anticuerpos monoclonales para tratar COVID-19 (PDF).

¿Cómo puedo recibir tratamiento con anticuerpos monoclonales?

La Plataforma de asignación de recursos de Minnesota (MNRAP) es una herramienta en línea que conecta a las personas y a los médicos con los medicamentos para tratar COVID-19. Las personas, sus cuidadores o sus médicos pueden usar la MNRAP para ver qué medicamentos están disponibles, si ayudarán a la persona y si esta puede recibir el medicamento.

Si alguien puede recibir un medicamento para tratar la COVID-19, la MNRAP transmite la información en su nombre a un centro de atención médica que pueda dárselo. La decisión final sobre si alguien puede recibir un medicamento corresponde al médico de ese centro.

Plataforma de asignación de recursos de Minnesota para el tratamiento de COVID-19 (MNRAP)

Remdesivir y plasma convaleciente

Estas opciones de medicamentos suelen ser para personas con síntomas graves de COVID-19 que requieren hospitalización.

Para más información, visite combatCOVID: Opciones de tratamientos disponibles para el COVID-19.

Updated Monday, 25-Oct-2021 13:48:59 CDT